Loading...

Con el tomate dile adiós a las varices¡

SALUD 464 Visitas

Las várices es un trastorno que puede afectar a hombres y a mujeres aunque se presenta con mayor frecuencia en ellas. Consiste en la inflamación de las venas, lo cual produce dilataciones venosas y otras molestias por la incapacidad de establecer un retorno sanguíneo normal al corazón. Aparte de afectar la imagen estética de muchas personas, producen una serie de efectos perjudiciales sobre la salud de nuestras piernas: fatiga, pesadez y dolor. En este artículo encontrarás una solución natural muy eficaz para tratar las várices.

La naturaleza nos brinda hoy un remedio casero, económico y 100% natural para tratar las várices: tomates verdes o rojos. Es un remedio que ha venido siendo utilizado ancestralmente hasta la actualidad. Veamos cómo es que los tomates son capaces de curar las várices y como podemos utilizarlos con ese fin.

Es muy importante tratar las várices a tiempo, previniendo su desarrollo, ya que no hacerlo puede causar una patología llamada flebitis: es la obstrucción completa de un vaso sanguíneo a causa de un coágulo ubicado en su interior que impide el normal flujo de la sangre. Y aún más peligroso será si este coágulo ingresa en el aparato respiratorio, ya que puede producir una embolia pulmonar.

Las responsables de los efectos terapéuticos favorables sobre las várices son en realidad las semillas del tomate, debido a sus propiedades medicinales y curativas. Estas contienen un ácido cuya acción es parecida a la de las aspirinas: son anti-coagulantes y permiten licuar la sangre. Adicionalmente, los flavonoides presentes en los tomates cooperan en el fortalecimiento de los vasos sanguíneos y del sistema cardiovascular en general.

  •  Cura las Várices con Tomates

Procede a lavar en profundidad unos cuantos tomates. Córtalos en rodajitas finas y colócalas sobre el área afectada de tus piernas por las várices. Para asegurar su fijación puedes colocar algun vendaje alrededor del área. Pasado algun tiempo puede que sientas un hormigueo. Retira las vendas recien cuando sientas un leve ardor en las venas. Enjuaga tus piernas con agua fría.

Este tratamiento debes realizarlo, en lo posible, al menos 4 a 5 veces al día. Pasados 15 dias veras que la hinchazón y el ardor se habrán retirado progresivamente y tus várices habrán menguado paulatinamente.

Algunos tips extra para tener en cuenta

Si prefieres usar tomates verdes para el tratamiento sigue las indicaciones explicadas más arriba. Si en cambio quieres usar tomate rojo, sigue el mismo procedimiento pero hazlo durante la noche (preferiblemente) y recambia las rodajas de tomate cada lapsos de tiempo de 4 horas.

Agrega a tu dieta habitual productos ricos en Omega3 y Omega6, debido a que estos aceites esenciales no son generados por el organismo y resultan muy adecuados para otorgar flexibilidad a los vasos además de su acción anti-inflamatoria. ¿donde puedo encontrar estos aceites? en ciertos alimentos como anchoas, bacalao, sardinas, maricos, nueces y algunos cereales.

Procura agregar alimentos con vitamina E. Esta vitamina ayuda a mejorar la circulación y oxigenación de la sangre. Asimismo ayuda a prevenir y disolver coágulos. Podemos encontrar vitamina E en carnes blancas, frutos secos, lácteos, perejil, espárragos, kiwi, tomates, aceitunas y cereales.

 

Comparte “Descubre el poder del tomate en la cura de las varices” y ayuda a otras personas a vivir más plenas y saludables

SHARES
Share on FacebookShareTweet on TwitterTweet
Loading...

Comentarios