Loading...

Estimulación Laboral: Practica estas 5 técnicas para destacar en el trabajo

NOTICIAS 1340 Visitas

La Estimulación laboral es un aspecto que nunca debe faltar entre tus empleados. Supone un cambio cualitativo a la hora de llevar a cabo un trabajo, pero también como forma de mantener un ambiente agradable y pro activo.

motivacion

Uno de los beneficios más importantes de la motivación laboral es el compromiso. Tener empleados motivados fácilmente se traducirá en empleados comprometidos y con ganas de sumar. Por supuesto, la motivación es un gran tema dentro de cada negocio pero tiene sus peculiaridades. La realidad de la motivación en las empresas no siempre está en el nivel deseado.

La Estimulación para el trabajo, es uno de los principales factores que lleva a una persona a realizar una acción dentro de su empresa, llevar a cabo una tarea o actuar de una determinada manera.

También puede entenderse que la motivación es el empuje necesario para que una conducta en concreto aparezca o deje de realizarse y se extinga.

La motivación en el trabajo de las personas, como todo lo intangible, es algo difícil de medir o cuantificar a simple vista.

Si eres un directivo o jefe de equipo con personas a tu cargo y te preocupas por ellos, por que no caigan en la desmotivación y por qué trabajen en las mejores condiciones anímicas y motivacionales posibles, puedes seguir los siguientes consejos sobre cómo motivar en la empresa.

No obstante, antes de emprender las acciones motivadoras, es importante realizar un análisis previo y tener en cuenta diversos factores fundamentales.

Consideraciones a tener en cuenta antes de actuar

1-Orientación motivacional de las personas

Cuando te dispones a motivar a una empresa o un equipo, en primer lugar tienes que identificar cuáles son los factores que van a causar motivación en ellos.

No todos los factores motivacionales causan el mismo efecto motivador en todos los trabajadores ni empresas, ni todas las personas tienen la misma orientación motivacional. Es decir, dependiendo de los valores y filosofía de cada persona y empresa, las acciones para motivar a las mismas pueden variar.

Por ejemplo, un equipo puede valorar en mayor medida y sentirse más motivado a través de un horario más flexible que poder ajustar a su medida, y otros a través de un periodo vacacional más amplio. Ambos factores motivadores hacen referencia al tiempo libre del trabajador, pero la forma de aplicar la medida motivadora puede influir en los resultados finales.

Para detectar cuáles son los factores que motivan en mayor medida a una empresa o a un equipo de trabajo, es recomendable dedicar un tiempo previo de análisis, que se puede llevar a cabo a través de reuniones individuales, grupales, o cuestionarios adaptados a este fin.

2-Necesidades básicas cubiertas (factores higiénicos y motivacionales)

Para que una acción motivadora cumpla su objetivo con éxito, en primer lugar hay que valorar si la plantilla o grupo de personas a las que se pretende motivar tiene sus necesidades básicas cubiertas.

En caso de que no lo estén, las acciones motivadoras no tendrán el efecto esperado, viéndose disminuido en gran medida, o incluso no aportando resultado alguno.

Factores que influyen en la motivación personal:

Factores Higiénicos

Los factores higiénicos son un grupo de condiciones que, en sí mismo, no resulta motivador. Por el contrario, pueden resultar un gran desmotivador dentro de un equipo o empresa.

Son aquellas condiciones que, en caso de no tenerse cubiertas, van a provocar que el trabajador no se sienta cómodo, satisfecho, ni mucho menos motivado en su trabajo; y que, en el caso de estar cubiertas, dejan de ser importantes y abren paso a otros factores que sí son motivacionales en sí mismos.

Varios ejemplos de factores higiénicos pueden ser:

  • Condiciones salariales: solemos encontrarlas en el primer lugar de este tipo de factores ya que a pesar de que, como se dice habitualmente, el dinero no da la felicidad, por el contrario, la falta o escasez del mismo, sí es un causante del sentimiento contrario: infelicidad, estrés, agobios recurrentes…
  • Beneficios económicos adicionales: éstos están muy ligados al factor anterior ya que también influyen en la economía del trabajador. Son aquellos gastos sujetos al trabajo que, si no están cubiertos, al menos en parte, también pueden causar gran desmotivación: transporte, gastos de viaje, tickets restaurante…
  • Condiciones laborales estables: la estabilidad laboral es algo que todo trabajador busca. No es viable motivar a un trabajador que es consciente de que su tiempo en la empresa es limitado y tiene la preocupación de qué será de él en un futuro próximo.
  • Lugar de trabajo adecuado: es fundamental para no perturbar la motivación de un trabajador que el estado de su puesto de trabajo y la disposición de las herramientas que precise para llevar a cabo su función sean los adecuados. La comodidad postural y ergonomía de su puesto, temperatura, luz y disponer de las herramientas suficientes, actualizadas y con buen funcionamiento, son los factores más importantes del lugar de trabajo.
  • Horario laboral: las jornadas laborales demasiado extensas, sin descansos, en horarios inapropiados y sin cambio de turno; o que, en definitiva, no permitan al trabajador descansar ni conciliar su vida personal con la laboral, son causa de que otros factores motivadores no puedan causar el efecto para el que están destinados.
  • Buen ambiente de trabajo: si en la empresa o el equipo se ha generado un ambiente de trabajo tóxico, con malas relaciones entre compañeros o incluso dándose en ocasiones casos de mobbing o acoso laboral, se causará también un desánimo generalizado que impedirá que los factores motivacionales causen su efecto el efecto esperado.

Factores Motivacionales

Los factores motivacionales son aquellos que, una vez cubiertos los higiénicos, general mayor motivación en los trabajadores que colaboran para una empresa o personas que forman un equipo.

Al contrario que los factores higiénicos, la falta de los factores motivacionales no causa gran desánimo y desmotivación en sí misma, pero su inclusión en el trabajo diario supone un gran incremento del nivel de motivación de las personas.

Varios ejemplos de factores motivacionales pueden ser:

  • Posibilidades de desarrollo profesional: resulta motivador para un trabajador conocer que dispone de posibilidades de promoción dependientes de su desempeño y cuál puede ser su recorrido profesional. Este factor, además de mantener motivadas a las personas, hará que se esfuercen en lograr sus objetivos y obtener buenos resultados.
  • Reconocimiento de los compañeros o de un superior: el reconocimiento del trabajo bien realizado por parte de las personas junto a las que trabajas , o de un jefe directo, supone un elemento motivador que refuerza en el trabajador el sentimiento de éxito y de trabajo bien hecho.
  • Formación adaptada al puesto de trabajo: una adecuada formación ayuda al trabajador a desempeñar su trabajo con mayor facilidad y agilidad, y además le posibilita desempeñar tareas de mayor responsabilidad, pudiendo ascender en el organigrama de la empresa. Si se imparte de la forma adecuada y cubriendo las necesidades oportunas, las personas que colaboran para una empresa y están siendo formadas, aprecian la inversión que la organización está realizando en su formación, y por ello suelen sentirse agradecidos por las oportunidades y facilidades con las que se les está premiando.
  • Autonomía a la hora de trabajar: la percepción de una persona de ser capaz de trabajar por sí misma, de poder tomar sus propias decisiones en cuanto a qué hacer o no en su trabajo, el poder desarrollar sus propias estrategias de trabajo o auto-gestionarse las tareas pendientes por su propia cuenta, promueven el aumento de la motivación de un trabajador.

En conclusión, es fundamental diferenciar los factores higiénicos de los motivacionales en una empresa o en un equipo antes de tratar de motivar a las personas que colaboran para el mismo.

En caso de que los factores del primer grupo no se estén dando, o únicamente estén cubiertos en parte, los factores motivadores no funcionarán y no supondrán el aumento de motivación que, en otras condiciones, con los factores higiénicos cubiertos, pueden suponer.

En las ocasiones en que los factores del primer grupo sean deficitarios, es necesario satisfacerlos en primer lugar para que las personas implicadas no se encuentren desmotivadas con su trabajo, y aplazar la inclusión de factores motivacionales para cuando los higiénicos no se encuentren comprometidos.

Una vez aclaradas estas cuestiones fundamentales a tener en cuenta a la hora de motivar a una empresa o a un equipo de trabajadores, podemos proceder a buscar cuáles serían las acciones que supondrían, en mayor medida, un incremento de la motivación de las personas que colaboran para la organización.

Varios ejemplos de acciones y técnicas que pueden motivar en la empresa son:

1-Incluir un buzón de sugerencias

Esta acción contribuye a fomentar la motivación en varios sentidos.

Por un lado, se está favoreciendo el factor higiénico de tener un buen ambiente de trabajo: poniendo en práctica sugerencias que los trabajadores consideran como importantes, trabajarán más cómodos y satisfechos fomentando el buen ambiente de trabajo.

Por otro lado, el hecho de hacerles partícipes del desarrollo de ideas para la compañía, refuerza y fomenta el factor motivacional de la autonomía para proponer nuevas iniciativas.

Además, este buzón puede ser muy importante para detectar, tanto factores higiénicos sin cubrir que estén entorpeciendo la función de los motivacionales, como para detectar nuevas acciones relacionadas con los factores motivacionales, que supongan diversos incentivos motivadores para los trabajadores.

2-Nombrar un empleado del mes

Acciones tan sencillas como el nombramiento del empleado del mes, favorecen la sensación de reconocimiento profesional relacionada con los factores motivacionales.

La persona con dicha recompensa a sus resultados y trabajo en general, verá su esfuerzo reconocido por parte de sus compañeros a través de felicitaciones, y por parte de su superior, que suele tener el papel de nombrar quién será el empleado de cada mes.

3-Incentivos económicos

Los incentivos económicos pueden ser tratados como un factor motivacional cuando los gastos básicos del trabajador estén cubiertos y disponga de un salario digno, acorde a sus funciones de trabajo, recibido con regularidad.

El trabajador obtiene este tipo de incentivos de forma directamente proporcional a la consecución de sus objetivos, y de esta manera estará motivado para alcanzarlos.

Recordamos que, en este caso, el factor motivacional no es la compensación económica en sí; ya que, como se ha expuesto anteriormente, el dinero no es motivador, y entendemos que en este caso las necesidades salariales básicas están cubiertas.

El factor motivacional es aquello que el incentivo económico le permita realizar al trabajador, que en este caso está a su elección.

4-Horas libres según objetivos

Esta acción motivadora tiene el mismo funcionamiento que la anterior y lo que varía es la recompensa.

Es importante recordar que cada empresa, según su filosofía, puede tener trabajadores cuya motivación se vea más influenciada por unos factores que por otros, por lo que las acciones deben incluir recompensas acordes.

5-Posibilidad de que el trabajador defina su horario laboral

En el caso de que, por las características de la empresa, el horario en que cada trabajador realiza sus funciones no sea algo determinante, esta acción motivadora puede ser muy útil, ya que actúa tanto a modo de factor higiénico como a modo de factor motivador.

La posibilidad de flexibilizar y adaptar el horario laboral del trabajador a sus necesidades, favorece como factor higiénico en la conciliación de la vida personal y laboral del mismo.

Por otro lado, el hecho de ser responsable de su propia organización de trabajo en cuanto a horario, fomenta su sensación de autonomía laboral, actuando como factor motivacional.

En definitiva, hay muchas acciones que pueden llevarse a cabo para motivar a las personas que colaboran en una empresa o en un equipo de trabajo.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que motivar a un grupo de personas únicamente es posible siempre y cuando se estén cubriendo de antemano los factores higiénicos fundamentales.

Por otro lado, la clave está en identificar qué tipo de cuestiones supone para éstas personas un refuerzo motivador e incluirlo en la rutina del día a día laboral de forma adecuada, como factores motivadores para la empresa.

¿Y tú cuáles crees que son las claves para motivar en el trabajo?

SHARES
Share on FacebookShareTweet on TwitterTweet
Loading...

Comentarios