Loading...

Mira cómo luce la “mujer jirafa” que decidió sacarse los 15 anillos que sostenían su cuello…(VER VIDEO)

CURIOSIDADES 789 Visitas

Mira cómo luce la “mujer jirafa”

Todos sabemos que pocos adultos no están disconformes con algún aspecto de su físico, pero no hay que ser extremista. Debemos amarnos tal y como somos, porque eso es lo que nos hace únicos e inigualables. Cada persona es maravillosa tal y como nace y todo el que diga lo contrario quizás se equivoque.

Hay que mirarse en el espejo cada mañana y mimarse un poco, probablemente esto es algo que esta chica no ha hecho, al menos no antes de lo que hizo. ¿Quieres conocer toda la historia de “la mujer jirafa”? Continúa leyendo.
[spoiler title=”Nota Completa”]

Cultura

En una pequeña aldea de Tailandia, viven las mujeres Padaung, aunque prefieren ser llamadas Kayan. Según cuenta la leyenda son procedentes del desierto de Gobi por lo que no los reconocen como ciudadanos birmanos ni como tailandeses. LAs mujeres de esta etnia añaden anillos a sus cuellos debido a que cuanto más largos sean más atraídos se sienten los hombres de su cultura. A parte de que llevarlo es por símbolo de riqueza y fortuna familiar. Nada que ver con los motivos de Sydney Smith.

Amor por los animales

Esta chica estaba obsesionada con los animales y sobretodo con las jirafas. Tal ensimismamiento la llevó a soñar con que su cuello podría ser tan largo como el de estas. Para conseguir el parecido más razonable fantaseaba con alargar su cuello gracias a una serie de anillos que llevaría durante años. ¡Y así lo hizo! La chica sacó valor y se informó de cuál sería la manera más adecuada de cumplir este anhelo. Si este tipo de fantasías son solo eso, ¿por qué poner en riesgo su salud para conseguirlo?

La mujer jirafa

Sydney Smith (30), vive en Los Ángeles, California, y se hace llamar a sí misma “la mujer jirafa”. En un desesperado intento por ser conocida alrededor del mundo debido a que su decisión le hará tener el cuello más largo del mundo. Se inspiró en las mujeres Kayan del sureste asiático, que son conocidas por alargar sus cuellos con bobinas de latón. Sydney tenía su propio juego de anillos y durante 5 años ha estado aumentado el número de unidades en un intento de presionar su mandíbula. Su máximo fueron 15 anillos que pesaban cerca de ½ kg.

Una vida cohibida

Ha pasado cinco años de su vida con los anillos al cuello, motivo por el que se volvió más introvertida y reservada. De repente sintió que estas argollas habían tomado el control de su vida. Todo era acerca de estos metales dejándo a su persona en un segundo plano. Trató de hacer sobresalir su cuello, y después de un tiempo, surtió efecto. Sydney aun se considera “la mujer jirafa”, tras estos días haber sometido a su cuello a rehabilitación un par de veces por semana, ha conseguido disminuir la rigidez que le causó el peso de los aros.

Relaciones sentimentales

Definitivamente a nivel sentimental, Smith se ha visto bastante perjudicada como consecuencia de su collar. Los hombres que se le acercaban parecían únicamente sentirse atraídos por los anillos de su cuello. Esta situación llegó a cansar bastante. También sus compañeros actuaban como si no les importase pero entonces, llegaban y comenzaban con preguntas incómodas para la chica, tales como si no pensaba quitarse eso en algún momento o cuál era la opinión de su familia a cerca de la decisión de Sydney.

Un proceso difícil

Smith se ha estado planteando si continuar con ellos o no, durante al menos los últimos 6 meses. Pero cada vez que intentaba sacárselos le daba ansiedad, sentía esos aros como parte de su cuerpo.
No obstante, esta situación cambió la semana que su amiga decidió ayudarla a quitar estos anillos, lo que verdaderamente fue un arduo proceso. El collar se mantenía unido gracias a un potente pegamento que únicamente pudo disolver con un fuerte producto químico. Esta tarea les llevó aproximadamente 15 larguísimos minutos.

Ansiada libertad

“La mujer jirafa” asegura que en estos instantes su cuello parece totalmente normal aunque también admite que tuvo que aplicar una capa de maquillaje para tapar las marcas que los anillos le habían dejado en el cuello. Pese a que plantea no volver a usar estos metales, tiene la intención de guardarlos en un tarro de cristal como recordatorio de un importante periodo de su vida. De una forma u otra los anillos seguirán presentes en su día a día. ¿No lo ha llevado esta chica demasiado lejos?

CLIC EN EL VIDEO DE ABAJO PARA VER MÁS

[/spoiler]

SHARES
Share on FacebookShareTweet on TwitterTweet
Loading...

Comentarios