Loading...

¿Te duelen los Músculos después del ejercicio?, Aprende a minimizarlo

SALUD 274 Visitas

Puedes pensar que el dolor que sientes después de hacer ejercicio es un “dolor bueno”, pues te recuerda que te estás esforzando para mantenerte en forma.

donpat

El problema es que incluso el “dolor bueno” es incómodo y puede interferir con tus actividades diarias. Consultamos a unos expertos para averiguar por qué duelen los músculos después de hacer ejercicio, y qué podemos hacer para aliviar la molestia.

Cuando esto sucede, estás experimentando algo que los expertos llaman DOMPAT: dolor muscular posesfuerzo de aparición tardía. Es una consecuencia muy común del ejercicio, en especial si has perdido la costumbre de entrenarte.

La teoría más aceptada sugiere que el DOMPAT se produce cuando realizamos contracciones musculares «excéntricas» que hacen que nuestros músculos se alarguen. Esto sucede, por ejemplo, cuando bajamos escaleras y los cuádriceps se estiran para soportar nuestro peso.

Por otro lado, cuando realizamos contracciones «concéntricas» como, por ejemplo, subir escaleras, nuestros músculos no hacen el mismo tipo de esfuerzo y, por lo tanto, el DOMPAT no se produce.

Las contracciones excéntricas provocan este fenómeno cuando causan pequeñas roturas microscópicas en el músculo afectado las cuales a su vez provocan su inflamación y esta es, al fin y al cabo, la verdadera causa del dolor. Se cree, incluso, que la demora entre el ejercicio y la aparición del dolor puede deberse, justamente, al tiempo en que demora en producirse la inflamación.

¿Qué puedo hacer para evitar el dolor?

Desafortunadamente, no se ha encontrado una cura definitiva para este dolor, incluso hay quienes cuestionan la eficacia de los calmantes y antiinflamatorios comunes en el tratamiento de este problema.

La solución más simple parece ser, sencillamente, dejar que los músculos descansen. Con el tiempo, los músculos se van aclimatando a esta clase de ejercicios y el DOMPAT se reduce, así que lo mejor parecería ser tomarse las cosas con calma e ir aumentando la carga de ejercicio de a poco. De hecho, ni siquiera se ha podido probar aquello de que «no hay ganancia sin dolor»; no se encontró ninguna correlación entre el dolor y la efectividad del ejercicio.

También puedes probar con antiinflamatorios naturales, como el jengibre, alternar con hielo y calor en la zona afectada o calmar el dolor con unos masajes. Si el dolor persiste demasiado tiempo, nunca está mal consultar a un médico.

Conclusiones:

  • No puedes evitarlo, siempre aparece por más de que estés bien entrenado
  • Aparece luego de nuevas rutinas o de ejercicios más exigentes
  • Se produce tras un largo período de inactividad o por mantener una vida sendentaria
  • No es preciso tomar medicamentos antiinflamatorios para que el dolor se vaya

SHARES
Share on FacebookShareTweet on TwitterTweet
Loading...

Comentarios